Las calderas desempeñan un papel fundamental en todas las casas habitadas. Desde su uso en invierno para poder encender la calefacción hasta en verano para poder tener agua caliente.

Con el paso del tiempo, su continuo uso y a veces, la falta de revisiones periódicas, hacen que nuestra caldera comience a perder presión y no funcione correctamente. Si la caldera baja de 0,5 bar, se detendrá automáticamente como sistema anti riesgo.

Subir la presión de la caldera es una tarea que, en la mayoría de casos, se puede realizar sin necesidad de llamar a un Servicio Técnico, sin embargo, es cierto que a veces las bajadas de presión pueden deberse a problemas más graves, los cuales, una persona sin los conocimientos necesarios no sería capaz de arreglarla. Si te encuentras en este caso, puedes contactar con nuestro Servicio Técnico de Calderas y Gas.

Si aún no has mirado a que puede ser debido, en este artículo te vamos a explicar las causas más comunes de las bajadas de presión del agua de la caldera y por supuesto, a como subir la presión del agua de la caldera.

 

¿Por qué baja la presión de una caldera?

En la mayoría de casos, las pérdidas de presión de una caldera son debidas a una fuga. Da igual si se trata de una caldera de gas, de aceite, de agua o cualquier otro tipo de caldera, siempre suele estar relacionada con una fuga ya sea en los radiadores, en la válvula o en la propia bomba de la caldera.

Vamos a ver los principales problemas con los que nos podemos encontrar cuando nos damos cuenta de que la presión de la caldera ha bajado.

  • La Válvula de presión está defectuosa

Gran parte de las calderas funcionan entre 1,0 bar y 2,0 bar. Las válvulas de presión (también llamadas válvulas de alivio), están diseñadas para que si sube de ese límite, libere la presión extra y devuelva a la caldera a los niveles preestablecidos. Si la válvula de presión falla, notaremos la pérdida de presión de la caldera. 

  • Fugas en el sistema de calefacción

Los sistemas de calefacción central suelen acumular bolsas de aire con el tiempo. Las calderas, tienen un sistema de ventilación automática que ayuda a combatir este problema, expulsando este aire que se acumula. 

Sin embargo, si el sistema de ventilación está defectuoso, perderá la presión de la caldera y probablemente los radiadores comiencen a tener fugas.

  • Fugas en los radiadores y en válvulas de los radiadores

Es la causa más común de las pérdidas de presión de una caldera. Incluso una mínima fuga que apenas se aprecie a simple vista, hará que nuestro sistema pierda toda la presión y no caliente como debería.

  • Radiadores llenos de aire

Suele ocurrir cuando se realizan trabajos en los sistemas de calefacción. Se acumula aire en los radiadores, la presión de la caldera baja y nos tocará purgarlos manualmente (más abajo explicamos cómo purgarlos).

  • Vaso de expansión deficiente

El vaso de expansión se encuentra dentro de la caldera y sirve para absorber el aumento de presión del agua cuando ésta se calienta. La causa más probable, no es que el vaso de expansión esté roto sino que la válvula (muy parecida a las válvulas de aire de un coche) que se comunica con este vaso, tenga una fuga. 

Si la presurización a través de la válvula no funciona y es el vaso el que está defectuoso, no quedará más remedio que reemplazarlo por uno nuevo.

  • Las juntas de la caldera tienen una fuga

Si su sistema es antiguo, es muy probable que las juntas soldadas se hayan debilitado, lo que puede provocar una fuga.

 

¿Qué hacer si baja la presión de la caldera?

Lo más recomendable, es realizar un control visual de todos los radiadores, válvulas de radiador, la válvula de presión y en las juntas. Si hay algún signo de escape de agua, por mínimo que sea, probablemente este sea el culpable de la bajada de presión.

Antes de intentar aumentar la presión del agua en su caldera, asegúrese de que sabe perfectamente de donde proviene la fuga y lo más importante, que su sistema esté frío, su caldera esté apagada y no haya estado en funcionamiento durante al menos una hora.

Cómo subir la presión de la caldera

Subir la presión de la caldera ¿Cómo se hace?

A veces nos encontramos con que nuestra caldera está por debajo del límite recomendado del nivel (entre 1,0 bar y 2,0 bar). Como hemos visto anteriormente, puede ser debido a diversos motivos. Recuerda que para arreglar cualquier fallo o fuga, es necesario apagar la caldera, cerrar la llave de paso y dejar una hora de reposo. 

1- Abrir las válvulas del circuito de llenado

Si la presión de la caldera a bajado repentinamente, esta es la manera mas fácil de intentar arreglarlo:

Lo primero es ir directamente a la caldera y mirar en la parte inferior. Ahí se encuentra el circuito de llenado con dos válvulas o llaves, una en cada extremo con manijas de grifo. Debes abrir ambas válvulas poco a poco en el sentido contrario al de las agujas del reloj para permitir que entre agua fría en el sistema de calefacción y deberías poder escuchar este flujo de agua.

Vas a ver como la presión de la caldera comienza a subir y una vez llegue al nivel correcto (entre 1,0 bar y 1,5 bar), cerramos la llave y volvemos a encender la caldera.

Si después de esto, la caldera funciona correctamente, el problema está arreglado. Si por el contrario, vemos que la presión vuelve a bajar, es que tenemos una fuga.

2- Fuga en radiadores o bolsas de aire ¿Cómo purgar radiadores?

Para purgar radiadores, simplemente abre ligeramente la llave del radiador que se encuentra en uno de los laterales con un destornillador o incluso con una moneda y pon un recipiente debajo de la llave para el agua que caiga. 

Comenzará a escuchar el aire (maloliente) saliendo y verás gotear agua uniformemente. Cuando vea que el agua comienza a salir de forma uniforme y que el aire deja de sonar, el radiador estará purgado y podemos volver a cerrar la llave.

Hay que hacer la misma operación en todos los radiadores de la casa. Una vez purgados todos los radiadores, la presión de la caldera bajará y tocará abrir las válvulas del circuito de llenado en la caldera (punto 1).

3- Fuga en la válvula de presión, en el vaso de expansión o en las juntas.

Si encontramos que la fuga se encuentra en la válvula de presión o en el vaso de expansión, lo más recomendable en estos casos es llamar al servicio técnico, ya que puede deberse a una fisura en la válvula o una rotura en el vaso y en tal caso habría que reemplazarlo por uno nuevo.

Por otro lado, si vemos que la fuga está en las juntas soldadas de la caldera porque estas están endebles o flojas, sería necesario también llamar a su servicio técnico para que se las vuelvan a soldar.

Tarifas servicio técnico calderas

Cómo subir la presión de una caldera Junkers 

  Reparar calderas Junkers en Bilbao

Para subir la presión de una caldera Junkers lo primero que hay que hacer es apagar la caldera y dejarla en reposo sin utilizar durante al menos una hora.

Transcurrido este tiempo, miraremos donde se encuentra el circuito de llenado y las llaves o válvulas. En los modelos Junkers, aunque puede variar de uno a otro (consulta siempre el manual), lo normal es que estas piezas se encuentren en la parte inferior de la caldera.

Abre las dos llaves poco a poco en sentido contrario a las agujas del reloj y verás como la presión de tu caldera Junkers comienza a subir poco a poco. Una vez llegado al límite recomendado (entre 1,0 bar y 2,0 bar), cerramos las llave y volvemos a encender la caldera.

 

Cómo subir la presión de una caldera Vaillant 

   reparación de calderas Vaillant en Bilbao

Al igual que con todos los demás tipos de calderas, a la hora de subir la presión a una caldera Vaillant, tendremos que apagarla primero y dejarla reposar durante 45 minutos o una hora.

Las calderas Vaillant traen, al contrario que otras marcas de calderas, unas válvulas o manecillas de quita y pon para poner en marcha el circuito de llenado (también se puede usar cualquier destornillador de punta plana).

Estas válvulas se encuentran en la parte delantera derecha de la caldera. Una vez localizadas, abrimos las manecillas, siempre en sentido contrario a las agujas del reloj y despacio para ir incorporando agua al circuito de llenado.

Verás como la presión de tu caldera Vaillant va subiendo poco a poco. Una vez llegado al límite recomendado que es entre 1,0 bar y 2,0 bar, cerramos las llaves y volvemos a encender la caldera.